Hombres y mujeres se forman para el sector de la construcción

El pasado miércoles seis de agosto del presente año, 32 aprendices, recibieron el título en “Técnico en Construcción de Edificaciones”, gracias al convenio realizado entre la administración municipal y el Servicio Nacional de Aprendizaje –SENA-. El actual Secretario de Desarrollo Económico y Turismo, Jesús Eduardo Parra Burgos, les entregó personalmente los certificados que los avalan para desempeñarse en las empresas grandes, medianas y pequeñas del sector de la construcción como oficiales de construcción, instalador de piso, enchapador y revocador.

 SE CAPACITARON DURANTE UN AÑO

 Los jóvenes y adultos pertenecientes a Melgar y al Carmen de Apicalá, se capacitaron por un lapso de un año. Durante seis meses recibieron toda la instrucción requerida, en las instalaciones de la sede Antonio María Lozano de la Institución Educativa Técnica Oficial Sumapaz. Y durante los seis meses restantes, recibieron la práctica o el aprovechamiento productivo, según el pensum académico.

Secretario Parra: “ESTAMOS FORMANDO EL TALENTO HUMANO QUE SE REQUIERE EN ESTAS LABORES”

El objetivo, según el secretario Parra, “es formar el talento humano que se está requiriendo para las nuevas obras de infraestructura, como son los diferentes proyectos de vivienda de interés social que se construyen, obras civiles públicas y además proyectos que requieren de un profesional de estas característica. Se espera que luego de realizar su etapa productiva, puedan conseguir una vinculación laboral a futuro” indicó el funsionario.

 DE LOS 32 HOMBRES, UNA MUJER SE LE MIDIÓ A LA CONSTRUCCIÓN

 Según los sociólogos, estas labores ya no son exclusivas de los caballeros. Actualmente, no es raro observar que en trabajos que en otrora los desempeñaban exclusivamente los hombres, ya las mujeres lo están asumiendo con mayor capacidad y responsabilidad.

Como es el caso de Ana Maritza Cadena Penagos, la única dama que integró este grupo de hombres. Ella agradeció al alcalde y al SENA, por permitirle reforzar los conocimientos que tenía en construcción. “Nos enseñaron a proteger el medio ambiente, salud ocupacional, ética profesional, seguridad industrial; además, pude realizar el mejoramiento de mi vivienda. Nos dieron desde una puntilla hasta una hoja de eternit", manifestó la aprendiz.